Utilizamos cookies y no lo escondemos
www.luisangelmartinez.es utiliza cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Por favor, revisa nuestra Política de Cookies para comprobar que estás de acuerdo con ella.
Cerrar

Logo de Luis Ángel Martínez Fotografía de naturaleza y paisajes

Realice su búsqueda

Mi blog

Mi blog personal


Inicio > El avellanar de Solle

El avellanar de Solle

0 comentarios - Fecha: 2006-10-08

Cada otoño nos gusta disfrutar de los colores de la montaña leonesa y de agradables paseos por valles y bosques.

 

Una de nuestras salidas de 2006 nos lleva a recorrer el hermoso avellanar de Solle, posiblemente el más grande de la cordillera cantábrica.

 

Ruta de las Biescas - El Avellanar de Solle 

Como solemos hacer a menudo, quedamos con nuestros amigos Rogelio y Annie y los cuatro (bueno los cinco, contando a “Neleta”) nos dirigimos hacia el pueblo de Solle cerca de Puebla de Lillo para realizar la Ruta de las Biescas, dentro del Parque Regional de los Picos de Europa.

 

La calle principal de Solle cruza el pueblo llevándonos hasta una fuente y al comienzo de una pista de tierra que marcará el inicio de nuestra ruta. Dejamos el coche, nos ponemos nuestras botas de montaña, cogemos las mochilas y  comenzamos nuestro camino que discurre, en una parte de su recorrido, por el precioso avellanar de Solle.

 

Ruta de las Biescas - Valle del Arroyo de la Llosa 

El camino nos conduce en suave ascenso por el valle del arroyo la  Llosa, que aunque al principio  se estrecha entre moles de roca, pronto se abre en una vega no muy amplia; antaño testigo de una gran variedad de cultivos, prados de siega y pastos de diente.

 

Ruta de las Biescas 

Actualmente podemos ver algunos prados, pero con predominio de laderas arbustivas que han ido invadiéndolos. Como es otoño, a lo largo de nuestro recorrido encontramos setas y frutos del bosque típicos de esta estación.

 

Ruta de las Biescas 

A nuestra derecha, en la zona umbría, pronto vemos una amplia masa boscosa dominada por los avellanos.

 

Antes de llegar a ella debemos remontar primero el valle en dirección a una gran formación rocosa: la Peña del Valle. La pista se va haciendo cada vez más empinada hasta encontrar un cruce de caminos. Tomamos el camino de la derecha que en un suave ascenso, se dirige hacia las Biescas.

 

Biescas - Avellanar de Solle 

En unos cientos de metros nos internamos en un hermoso bosque de avellanos, que en el otoño se cubre de una alfombra de hojas que señala nuestro camino. Las gentes de Solle solían subir a este bosque cada otoño, a recoger “cestos y cestos” de las pequeñas pero sabrosas avellanas.

 

Aún hoy se sube algunos años cuando son buenos de avellanas, pero no como antes.

 

Este tramo finaliza en el collado de Orones desde donde tenemos una fantástica vista de los Picos de Mampodre.

 

Ruta de las Biescas - Collado de Orones 

A partir de este punto el camino se convierte en senda y comenzamos el descenso hacia Solle.

 

Antes de comenzar el zigzageante descenso por el Prado del Toro, remontamos unos metros para acercarnos hasta un collado desde el que tenemos una espectacular vista del Pico Susarón.

 

Ruta de las Biescas - El Susarón 

Hacemos un descanso y reanudamos la marcha por el Prado de Toro, llamado así porque de aquí se sacaban antiguamente hasta cinco y seis carros de hierba destinados para la ceba del único toro que poseía el pueblo de forma comunal. En esta zona hay que estar atentos porque la senda está un poco perdida, pero rápidamente cogemos otra vez un camino bien marcado que se interna de nuevo en el bosque de avellanos.

 

Ruta de las Biescas - Prado de Toro 

Tras pasar el bosque llegamos al collado del alto de la Forcada. Desde aquí bordeamos por la izquierda un grupo de prados aterrazados hasta un pequeño resalte rocoso, ya muy cerca del pueblo.

 

Ruta de las Biescas - Descenso a Solle 

Ahora tan sólo tenemos que vadear el arroyo de la Llosa para coger el mismo camino por el que iniciamos esta ruta.

 

Este año no ha sido bueno de avellanas y no pudimos cargar nuestra mochila, sin embargo, la setada fue buena.

 

Susana, Luis, Annie y Roge con Neleta 



Comentar esta entrada del blog

Deja un comentario
Los campos señalados con * son obligatorios

Comprobación de seguridad
Captcha ¿No puedes leerla? Prueba con otra palabra.